Insider

Me gusta la ingeniería, me gusta pensar en procesos y metodologías como forma de coordinar el esfuerzo de un equipo de gente con perfiles diferentes para sacar el mejor producto viable. Cerebro y músculo con objetivos comunes. Como me gusta, disfruto del proceso, más cuando la repercusión del beneficio al finalizarlo no está siempre clara.

Creo que pensar en procesos y metodología forma parte de cualquier ingeniero y también de cualquier persona dedicada a la Experiencia de Usuario (incluso en equipos de un sólo miembro).

De la ingeniería también me gustaba programar, sobre todo cuando era una tarea sencilla, cuando no tenía que salir del shell para hacer cosas chulas, o cuando trabajaba con entornos de desarrollo completos. Cuando el lenguaje que usaba no requería de aprender una serie de cosas inútiles porque no estaba bien pensado para el propósito o arquitectura sobre el que se desplegaría.

Me gustan las cosas sencillas, es decir no me gustan las cosas innecesariamente complicadas por complejas que sean.

Ya sea porque soy ingeniera o me he pasado la vida rodeada de frikies amantes de la tecnología, me gusta conocer las novedades en tecnología que hay en el mercado o en investigación. Me gustan los prototipos, las ideas nuevas y el impacto que ésto tiene en la sociedad.

Y me gusta formar parte de esto como creadora, pensadora, desarrolladora y diseñadora. Por eso pienso que forma parte de mi preparación fundamental mantener siempre la visión más amplia posible en la creación de productos tecnológicos.

Sin embargo, durante varias etapas de mi carrera desde que me matriculara en la factultad en 2001, me he ido encontrando con una serie de mensajes contradictorios de quienes creen estar ahí para enseñarte algo, a saber:

  1. Si no eres un amante del cacharreo no eres informático, pero si no sabes nada sobre matemáticas puedes ser lo que quieras.
  2. Aprender tecnologías frontend, desarrollo web o diseño de interfaz es algo accesorio, pero trabajar en un desarrollo y no tener dorma de que lo utilice un humano es secundario.
  3. Los diseñadores tenemos que aprender a programar, pero no podemos dar nuestra opinión sobre tecnología.
  4. En los negocios la seguridad en uno mismo es importante, pero ojo, lo que para unos es muestra de pasión para otros es muestra de cabezonería.
  5. Las habilidades sociales y emocionales son imprescindibles, a no ser que seas muy crack que se te disculpará todo y podrás tener a un equipo entero envenenado.
  6. A tus empleados, estudiantes, compañeros hay que criticarles siempre para que aprendan, eso sí, el refuerzo positivo será siempre virtual en forma de notas o sueldo, si ninguna de estas cosas llegan allá cada uno con sus frustraciones.

Como decía, me gusta mi profesión, aunque a veces te invadan las dudas, las dudas de otros.

Interfaz de línea de comandos: ¿un paradigma poco popular?

Han pasado ya unas cuantas semanas desde que empecé en mi nuevo trabajo y tenía muchas ganas de hablar de unos cuántos temas que han ido surgiendo durante todo este tiempo.

Uno de los que más interés me está causando, debido a su estrecha relación con la Interacción Persona-Ordenador (HCI) es el de las Interfaces de Línea de Comandos (CLI) y lo usable (o no) de su diseño.

No es éste un tema habitual ya que, usualmente, todo lo que tiene que ver con la Usabilidad y Experiencia de Usuario se termina ligando inevitablemente a las Interfaces Gráficas de Usuario (GUI) ya sean web, móviles, de escritorio u otras superficies. Lo cierto es que, desde que la metáfora visual se utiliza como representación del modelo de comunicación entre personas y computadores, la necesidad de diseñar estas interfaces de una forma eficiente para su uso se convierte en una obligación.

¿Pero qué ocurre con las CLI? ¿Se les puede aplicar criterios cualitativos de usabilidad? Más allá de los estándares que ya existen ¿representa la línea de comandos un paradigma relegado a un modelo de uso en declive o poco popular?

Haciendo un poco de investigación me topé con algunos recursos interesantes que me sorprendieron.

El primero que recomiendo es este libro: Build Awesome Command-Line Applications in Ruby 2: Control Your Computer, Simplify Your Life

Claramente destinado a programadores de interfaces de comandos pero con un enfoque muy serio en cuanto al respeto hacia los estándares para desarrollar algo suficientemente familiar. En el libro se destacan varias ideas en su introducción y conclusión:

  • Las CLI están focalizadas a scripting.
  • Las CLI no suelen utilizarse para el trabajo final, sino como recurso.
  • Las CLI son un white canvas (con los problemas de usabilidad inherentes que eso conlleve).

Pero por el contrario

  • Las GUI son interfaces muy difíciles de automatizar.
  • Las GUI no son interfaces fácilmente portables.

Quiero referenciar también el post que encontré en Biko que, curiosamente, trata el aspecto gráfico o visual de las CLI para hablar sobre UX. Sin faltarle razón creo que es un tema en el que se puede profundizar hacia muchos más aspectos.

Otro interesantísimo recurso que encontré fue este artículo escrito por Florian Cramer y Kamen Nedev que me parece simplemente imprescindible: Poética de la línea de comandos donde ejemplifica la diferencia entre los dos paradigmas de una forma muy sencilla:

La interfaz de línea de comandos provee funciones, no aplicaciones; métodos, no soluciones, o: nada más que un montón de plug-ins para ser promiscuamente enchufados unos en otros. La aplicación puede construirse, y la solución puede ser inventanda, por los propios usuarios.

[…] O, también, el paradigma Lego de un juguete auto-definido frente al paradigma Playmobil de un juguete predefinido.

Finalmente, me gustaría incluir algunos ejemplos de interfaces que, si bien no son líneas de comandos clásicas orientadas a usuarios administradores de sistemas, sí hacen uso del lenguaje natural en formato textual para interaccionar con los usuarios.

Seguramente haya muchos más ejemplos, si conoces alguno te animo a que los compartas conmigo.

Una última reflexión que me surge es sobre la necesidad/oportunidad de evolucionar las CLI para que aprovechen mejor el factor de forma de algunos dispositivos móviles como Blackberry (que se niega a morir). A fin de cuentas aún hay millones de usuarios que se comunican y se entienden con mensajes de menos de 140 caracteres.

Google podría considerar otra interfaz más de comandos.

El final de una etapa, el comienzo de otra

El próximo día 28 de Febrero, además de celebrar el día de la patría (andaluza), diré adiós a CSC (iSOFT Sanidad) tras una etapa de 5 años y medio trabajando como Diseñadora de Interfaces de Usuario y consultora de UX para el sector sanitario.

Como siempre, lo que me empuja es la motivación y la ilusión de un nuevo proyecto de la mano de ITRS Group que, como ya anunció en prensa, ha tenido a bien instalarse en el Málaga Valley para su nueva oficina europea.

Pasaré de las interfaces de gestión para escritorio y móvil a tocar algo más de visualización de información. Ya tengo mi primera lectura pendiente para ponerme a tono: Now you see it. Recuperaré el trabajo en equipo codo-con-codo. Exploraré otra industria, la de las finanzas, y cambiaré las grandes estructuras jerárquicas para ser una más entre un equipazo de gente sénior de la que espero aprender un montón.

Tengo mucha ilusión por empezar, por recuperar la frescura y el reto de lo desconocido, por alejarme de mi zona de comfort y de algunas monotonías. Sin embargo, es cierto que también echaré de menos muchas cosas que he disfrutado mientras estuve en CSC, empezando por mi compañero Antonio, de quien he aprendido tanto, al igual que a mis compañeros de Málaga y de UK y Holanda (la mayoría ya en otras empresas). Han sido sin duda años de muchas oportunidades profesionales y de profundizar conocimientos en una industria tan ‘hueso’ como es la de la salud.

A nivel profesional he tenido mucha suerte, he podido jugar muchos roles, de diseñadora, consultora, formadora, e incluso de manager. Eso sin duda es gracias también a la gente que me ha ido abriendo camino dentro de la empresa, que ha confiado en mí y que ha conseguido mejor que yo que el trabajo brillara. Espero que en esta nueva empresa no me falten esas u otras oportunidades 🙂

También a nivel personal ha sido una etapa intensa, desde que me vine a Málaga han pasado y cambiado muchas cosas, no quién soy, pero sí qué quiero y cómo me enfrento, precisamente, a estos cambios, y eso en parte lo he aprendido pasando muchas horas entre las cuatro paredes de estas oficinas.

Ahora es momento seguir adelante y tengo la oportunidad, por eso estoy contenta… y si sale mal sacaré alguno de mis cientos de planes B bajo la manga 😉

El próximo día 28 diré adiós a esta empresa para empezar de cero en otra, en la que espero, sobre todo, crecer, disfrutar y aportar.

Material Fest (Cádiz, 2015)

Un evento sobre Diseño Digital, Experiencia de Usuario y Desarrollo Móvil

El pasado 31 de enero tuvo lugar en el Auralio ‘La Bomba’ de la Universidad de Cádiz un evento irresistible. Apetecía por la temática y por supuesto, por el altísimo nivel de frikismo entre geeks y hipstercilos. Un intenso día de conferencias en paralelo donde los asistentes podíamos pivotar según temáticas e intereses.

Gracias a Nando Muñoz que habla sobre el evento con todo lujo de detalles, yo me voy a centrar en criticar, que es lo mío, con la esperanza de que se repita el año que viene y vuelva a ser un triunfazo. Vaya mi enhorabuena por adelantado a Jorge Galindo y al resto de los organizadores.


Allí estuvimos aunque llegamos tarde, está bien empezar un evento a las 8.30 sabiendo que será de un sólo día, pero un sábado es muy duro madrugar. Las charlas parecían todas tener la misma estructura, sin embargo no se hizo en absoluto pesado, los ponentes exponían durante unos 40’ aproximadamente y luego había un generoso turno de preguntas.
Casi todas empezaban dando la merecida enhorabuena a los ponentes, algunas más directas, otras más disertivas, pero todas creando un ambiente interesante.

Aquí sin embargo, debo decir que me gustó poco que los presentadores del evento intervinieran ya que ni terminaba de parecer una moderación, ni contribuía al debate, ¡¡ni se les escuchaba desde el fondo!!

Esto me lleva a hacer otra crítica cruel: la informalidad está bien hasta cierto punto, quiero decir, mientras sea para crear un ambiente amigable y relajado o para ser cercano está muy bien, pero cuando entramos en materia de comunicar una idea, o informar a los asistentes sobre algo importante, se pierde un poco el gancho en mi humilde opinión.

Sobre los temas que se trataron poco me puedo quejar, bueno sí, de que no hubiera más especialización en Material Design, que nadie en Diseño pusiera demasiado entusiasmo en explicar los flujos de trabajo del tándem diseño-desarrollo (siendo éste parte del sex appeal del evento). En general me gustaron todas las ponencias a las que asistí (Manu Gamero, Máximo Gavete, Ester Serrano y Javi Pérez sobre todo, me entusiasmaron) incluso la de The Secrets to App Success on Google Play, de Andrés Leonardo a pesar de lo duro que es ver unas slides con tantas infografías (me sentí en una reunión de trabajo de repente).

Las actividades paralelas al evento me encantaron, el concurso de mini pin-pon, el sorteo de los Android Wears y la fiesta de cierre (a la que no pude asistir porque ya estábamos agotados). No funcionó tan bien el tema de la cafetería en la que había que hacer cola y perdía el encanto de aprovechar los descansos para hacer networking. Si sobró cerveza fue porque nos pedían rellenar una encuesta que nada iba con el perfil de asistente y porque prefería conservar mi asiento entre charla y charla que escaparme en busca de una.

En cualquier el evento mereció mucho la pena, cuanto más Material y más mixto sea mejor, ya que es lo que le diferencia de otros eventos del sector. Eso, y que fue en Cádiz (espero que se continúe con estas actividades en el sur lejos de las grandes capítales).

El diseño móvil como parte de la experiencia: la importancia del contexto.

El diseño móvil como parte de la experiencia: la importancia del contexto.

Usando el diseño para mejorar la vida de las personas con cáncer

Usando el diseño para mejorar la vida de las personas con cáncer

Toma de contacto con Android Studio

Cuando leí el post de mi ex-tutor JJ Merelo hablando sobre las competencias de un ingeniero informático en la que incluía Usabilidad y Accesbilidad entre ellas, me vino a la cabeza si yo, como diseñadora de UX con pasado ingenieril había hecho suficientemente bien el resto de mis deberes técnicos.
Creo que hay muchos debates abiertos sobre cómo de puros o mixtos deben ser los perfiles profesionales dedicados a la experiencia de usuario. Cuanto más especializados más posible es alcanzar la maestría, cuanto más variado mejor visión y capacidad de adaptarse en la práctica se tiene. 
No creo que se trate siempre de mantener un balanceo o de firmar con sangre tu postura para tu desarrollo profesional. Sin embargo creo que como diseñadores o desarrolladores, la creatividad es suficiente aliciente para empujarte a aprender algo nuevo. 
Dicho esto, y como prometí, me he puesto las pilas con Android Studio como entorno de desarrollo no sólo para conocer mejor como llevar ciertos diseños basados en Material Design a la práctica, sino para ganar recursos en cuanto mis adormiladas habilidades técnicas.

Instalación de Android Studio y el SDK

Ha mejorado mucho desde la beta y ahora resulta muy inmediato y sencillo. No tuve problemas siguiendo los pasos descritos en la web.
Es importante aprovechar y configurar algunos de los dispositivos virtuales con los que vayas a trabajar normalmente. Si el AVD de Android te resulta pesado puedes tirar de la versión gratuita de Genymotion (recomendado en los cursos de Treehouse).
Pocos apuntes más añado, como decía JJ, instalar y configurar equipos es una habilidad básica 😛 y si sigues las “instrucciones” no tendrás muchos problemas.
Cosas importantes (de un vistazo) que me apunto para tener en cuenta:
  • Estructura de un proyecto: mantenerlo todo bien organizado y localizable.
  • Vista de diseño: imprescindible en cualquier IDE.
  • Editor de traducciones.
  • Ventana de mensajes.
  • IntelliJ.
  • El fichero de recursos R.java. 
  • Y una novedad: añadiendo la actividad padre de una actividad es suficiente para que la interfaz use y muestre el botón Up automáticamente. 
Tras haber echado este primer vistazo a las herramientas disponibles y a los aspectos mencionados, creo que ya me puedo poner con el API Guide para cononcer bien qué capacidades están disponibles en el framework y cómo es la mejor forma de utilizarla. 
¡Mañana más!

Qué sabemos de informática

Como ya sabéis desde hoy Google News deja de funcionar y echa el cierre en España como respuesta al Canon AEDE introducido en la nueva Ley de Propiedad Intelectual (LPI) que obligaba a pagar a todos los agregadores por mostrar fragmentos de contenidos pertenecientes a terceros.

Sin entrar en qué ha derivado en otros países ante una situación similar y, a sabiendas de que algo parecido podrá pasar en España cuando los periódicos onlines comincen a perder tráfico y por tanto dinero (más del que ganarían por la ‘tasa Google’), durante todo este debate me ha llamado la atención el siguiente debate en la telesivión pública.

Primero el periodista comentando que la información debe tener un precio en el mercado, que debemos instar una alternativa a Google ‘que funcione’ y luego la mejor declaración de todas, la del ‘replicante’ afirmando que en realidad existe una alternativa y se llama ‘Linux’ el cual, especifica, es un ‘método operativo’.

Ante el comentario del moderador el tertuliano no sólo no se retracta sino que insiste en su idea: ‘Bueno, pero funciona también’, dice.

Como era de esperar las redes sociales ya se han hecho echo del patinazo donde coinciden en la vergonzosa imagen que la televisión pública da al permitir a tertulianos ignorantes hablar de cualquier tema (esta vez el tecnológico) sin pudor.

Estas declaraciones me recordaron aquellas famosas del ex-presidente Zapatero cuando “denunciaba” un supuesto ‘barrido informático’ del gobierno saliente en sus ordenadores. Si ésto era una simple mezcla de términos entre ‘barrido’ y ‘borrado’ imagino que es bastante comprensible para alguien que no sabe bien qué ha pasado (incluso si es el presidente del gobierno). Si es una forma de no ser concretos para no asumir la responsabilidad de declarar que la información ha sido borrada, eliminada o robada por supuesto es algo más grave.

Ya en el año 2014 creo que podemos ir asumiendo que nuestro conocimiento en tecnologías de la información tiene que ser al menos como nuestro dominio de un primer idioma extranjero: sobrepasar la barrera del nivel de usuario hasta el usuario independiente o incluso proficiency, si es que queremos comunicar a más gente sin demasiadas torpezas.

Google Design como recurso de aprendizaje

Si hay un recurso web que considero imprescindible tanto si deseas desarrollar algo para móviles como si sólo quieres aprender algo útil sobre diseño o programación es el portal de la plataforma Android.

Ya en el pasado enlacé alguna de sus buenas prácticas dirigidas a desarrolladores, pero no hay duda de que en este portal hay muchos más recursos útiles. Y es que, en general, las guías de estilo de las diferentes plataformas nos enseñan mucho más que directivas, sino los principios fundamentales de diseño en los que se basan los nuevos paradigmas de interacción y experiencia de usuario desde la capa visual hasta la construcción de la arquitectura.

En este caso Android, en sus secciones de Design, Development y Distribute, estructura unos contenidos valiosísimos para apreciar los detalles y los conceptos básicos con los que trabajar cuando te enfrentas a un desarrollo móvil (o casi de cualquier tipo si sabes abstraerte bien).

Si aún no has navegado por su web donde fundamentan las bases del lenguaje visual Material Design, te recomiendo que empieces por ahí ya que éste puede aplicarse a cualquier plataforma y detalla con infinidad de ejemplos múltiples principios de diseño.

Igualmente importante es la sección de estilo y patrones, la sección de training de desarrollo y los contenidos esenciales sobre la distribución de apps.

A veces me parece necesario no acumular demasiada cantidad de recursos, webs, libros, etc. para poder focalizarte en una sola cosa, sencilla, directa y bien estructurada sobre todo cuando el objetivo es aprender. La documentación de Android en este caso es un ‘gustazo’ no como la de iOS que en mi opinión sólo usa la verborrea para destacar de forma inconsistente y desestructurada algunos de sus iluminados principios de diseño. Pero quién soy yo para criticar al gran Ive o a su equipo…

Creo que mi apuesta queda bastante clara, más aún viendo cómo de bien le sientan los años a Android y lo bien que está madurando. Prueba de ello es la reciente salida de Android Studio 1.0, que pasó de la beta recientemente y se presenta como un entorno de desarrollo completo el cual espero trastear en profundidad en breve.