Data-ink ratio: good design can be better

Data-ink ratio establishes that every pixel used to represent data must be non-redundant and non-erasable, meaning that if the ink is removed from the image, the graphic will lose the content. 

That Tufte’s principle can be understood very quickly with this example gif image:

Darkhorse Analytics

On this occasion, I’m going to take a risk and forcing me to find examples on Dribbble, a social network for designers where you can find outstanding visual design examples. 

The reason why is because it’s easy to see the fail on old and poor designed interfaces, but it’s harder to find the ‘room of improvement’ in those places which already excel.

Disclaimer: I’m not judging the quality and creativity of these designs (which is obvious and I envy), but just trying to do a conscious exercise of critique to identify improvements in the case those designs were meant to be made with the viewer’s understanding in mind.

Read more

6 examples of bad dashboard designs

Dashboards are used to present large amounts of information in a condensed and visual form. 

They are meant to be represented on a single screen, to make an efficient use of the space, avoid superfluous graphics and include actionable, meaningful and relevant data according to viewers objectives.

However, we can find some examples where dashboards display the information in the wrong way. These are some examples of bad designs that can make a nicely intentioned dashboards fail.

1. Tiny and spaced

Yet the dashboard is displayed in one single screen, the amount of white space between charts make it difficult to read as unique piece of information. Increasing font-size and adjusting proportions would make it more efficient.

Resultado de imagen de dashboard opensource
Pentaho Dashboard
Read more

Recursos para una intro a la UX

Este artículo está especialmente dedicado al alumnado del Máster Front-end Lemoncode, aunque creo que puede resultar útil a cualquier persona con perfil de desarrollo que quiera comenzar a practicar y saber más sobre la Experiencia de Usuario. 

Empiezo recordando un artículo que no pasa de moda: 14 libros de UX que pueden darte una base sólida teórica y conceptual sobre Diseño y Experiencia de Usuario.

Un recurso  online gratuito y tremendamente valioso es The Encyclopedia of Human-Computer Interaction.

Una vez tengamos alguna base teórica os comparto también recursos prácticos que cualquier perfil puede intentar utilizar en su día a día desde el momento cero.

Cómo hacer entrevistas

Steve Portigal es un referente en este ámbito, su libro Interviewing Users puede resultaros útil para empezar. Aunque si lo que queremos es sacar el máximo rendimiento, podéis seguir los consejos de este artículo:  3 better questions to ask in user interviews.

Read more

Opensouthcode: resultados de la encuesta y datos de la experiencia

task performance opensouthcode survey

El pasado 1 de Junio mi colega Miguel Torres y yo hicimos una presentación en el evento sobre software libre Opensouthcode y hablamos sobre cómo podíamos analizar la Experiencia de Usuario (UX) con Javascript (JS). Durante nuestra charla presentamos un modelo con el que tomar métricas automáticas de usabilidad para poder conocer mejor a las personas que interactúan con nuestros productos digitales construidos con tecnologías web.

Al final de la presentación hicimos una demostración de cómo podía aplicarse a un caso real y para ellos utilizamos como excusa una encuesta que habíamos lanzado semanas antes. La encuesta no serviría más que a la presentación, sin embargo, ya que un buen número de personas se molestaron en contestarla, es nuestro deber compartir la información que recogimos.

Es importante aclarar que la forma en la que almacenamos los datos fue un poco peculiar, y por peculiar me refiero a que usamos el mismo Google Analytics, un servicio en principio destinado a analítica web. En cualquier caso, aquí están los resultados.

Read more

Test de usabilidad automático

Estamos ante un panorama donde el desarrollo de aplicaciones con tecnologías web está creciendo muy rápidamente y esto merece una atención especial. En concreto lo que respecta a la tradicional analítica web no parece salir de los modelos de aplicaciones como los e-commerce o redes sociales a la hora de ofrecer herramientas que permitan entender e interpretar ‘lo que está pasando’ desde una perspectiva de usuario. Plantearnos cómo podemos mejorar estas herramientas de analítica para entender cómo se comportan nuestros usuarios al mismo tiempo que capturamos datos globales sobre su experiencia y su percepción de usabilidad nos ayudará a tomar mejores decisiones de diseño.

En este artículo busco describir un modelo de automatización de los tests de usabilidad con usuarios como continuación del trabajo anterior ‘Measuring UX with your own tools’ con el que poder:

  1. Medir y analizar grandes cantidades de datos generados por los usuarios.
  2. Hacer del diseño un proceso experimental y cuantificable.

Partimos de que la Experiencia de Usuario abarca muchas más cosas que la interacción del usuario con el producto digital a través de su interfaz, pero que esta interacción condiciona su experiencia y es una parte fundamental de la misma. Dejando un lado la visión holísitica del término, la teoría de la actividad vendría a describir el framework en el que se basa este modelo de representación, análisis e interpretación, aunque no está limitado al mismo. Este trabajo también se inspira en la metodología HEART de Google como método para medir la UX a gran escala para aplicaciones web.

Read more

Aprender a enseñar… con propósito

Recientemente he terminado el taller Aprender a Enseñar de La Nave Nodriza facilitado por Marina Lorenzo y Ana Carrascosa de Materia Prima. Mi motivación principal para hacer este curso era el de conseguir, a través de la formación, transformar la manera en la que comparto conocimiento y adecuarla a la audiencia para que tenga valor. Sin embargo, me he encontrado con mucho más.

La buena formación se diseña para la audiencia

El principio es sencillo: el objetivo es que el alumnado aprenda algo que le transcienda. Tan ‘sencillo’ como cualquier otro principio del diseño centrado en el usuario: poner a las personas en el centro del proceso, diseñar productos que las personas deseen usar, encuentren útiles, usables, vivenciales.

Una buena sesión de formación, al igual que un buen producto digital, debe ser diseñada pensando en las personas a las que va dirigida. Partiendo de sus necesidades, sus expectativas, su conocimiento previo y su contexto (y en este contexto intervienen muchos factores).

Pero hay otra cosa mucho más interesante: el grupo. El aprendizaje que se produce en adultos (andragogía) no depende de las facilitadoras únicamente ni se transmite en una única dirección. El trabajo colectivo, la observación, la interactividad con otras personas es fundamental.

El poder del lenguaje, el marco teórico y metodológico, el entendimiento de las fases del aprendizaje grupal y la definición correcta de objetivos realistas, alcanzables y ¡medibles! son parte de este proceso de diseño.

Read more

Ciencia de Datos y Experiencia de Usuario

La ciencia de datos no es algo en lo que una persona pueda especializarse en poco tiempo y es, sin embargo, una de las carreras más tendenciosas de los últimos cinco años. Si éste es un perfil profesional único como el de Experiencia de Usuario (UX) el tiempo lo dirá. Han pasado ya veintiocho años desde que Don Norman se llamara a sí mismo ‘User Experience Architect’ y al menos cincuenta desde que se hablara de la Interacción Persona-Ordenador.

Pero ¿cuál es la relación entre estas dos profesiones? ¿debe un especialista en UX saber algo sobre ciencia de datos? ¿debe un diseñador aprender a programar?

En este artículo me gustaría explicar por qué creo que es importante entender qué es la ciencia de datos y cómo puede aprovecharse desde el diseño de experiencias.

Cuantificando la Experiencia de Usuario

Si ya es difícil diseñar experiencias más de uno pensará que es casi imposible cuantificarla. Si bien no todos los factores que influyen en la interacción y la experiencia con el producto final pueden ser medibles, existen multitud de datos relacionados con la misma que pueden recogerse y analizarse para guiar el proceso de diseño:

  • Datos descriptivos de los usuarios (datos demográficos o tecnología que usan).
  • Datos de actividad y comportamiento (contenido que visitan, búsquedas, interacciones, tiempo que dedican…).
  • Conversión de objetivos.
  • Datos sobre la ejecución de tareas específicas (éxito de la tarea, duración, eficiencia, errores, satisfacción, aprendizaje).

Hasta ahora, todos estos datos los hemos venido interpretando de forma puntual y aislada buscando dar respuesta a algunas de las preguntas más importantes que nos hacemos durante el proceso:

  • ¿Cómo son nuestros usuarios? ¿cómo han llegado hasta mi producto?
  • ¿Qué necesidades de información tienen? ¿cómo interactúan para conseguirla?
  • ¿Han realizado determinada acción?
  • ¿Qué contenido funciona mejor que otro?
  • ¿Consideran que el producto es usable?

Read more

Ebury Chameleon, más que un sistema de diseño

En Ebury hace un año teníamos un desafío con uno de nuestros productos digitales más importantes:

¿Cómo podemos acompañar el crecimiento de un producto de éxito pero que requería con urgencia una estrategia para afrontar la deuda de diseño y tecnológica que arrastraba?

Para nosotros Ebury Chameleon representa gran parte de esa estrategia tal y como explicamos en el post recientemente publicado en nuestro blog. Ebury Chameleon es más que un ejemplo de sistema de diseño, es la definición de un sistema de componentes CSS sobre el que construimos nuestra interfaz y sobre la que definimos modelos de interacción y navegación. Es además, la filosofía que nos hace plantearnos decisiones importantes como:

  • Qué elementos deben ser reutilizables.
  • Qué grado de uniformidad y consistencia tenemos que alcanzar.
  • Cómo representamos la información en cada sección.
  • Cómo consiguen los usuarios realizar una actividad concreta.
  • Cómo podemos implementar cambios de forma poco intrusiva pero con mayor impacto.

Si quieres saber más sobre cómo hemos construido este Design System, puedes leernos en “Ebury Chameleon as an example of a Design System“.

 

Reinventando los ‘formularios’ de registro

Daily UI Design Challenge es una suscripción de correo que te envía a tu buzón un reto de diseño cada día durante 100 días. Personalmente no creo que pueda seguir el ritmo, pero sentí curiosidad por saber qué es lo primero que mandarían y he aquí el reto: Diseñar un formulario de registro.

Sign-up Forms

A mí me gustaría darle una vuelta a este reto y re-imaginar otra vez los formularios de registro por varias razones:

  • Los encuentro contra intuitivos: no existe una necesidad de identificarse sino de ser identificados
  • A los usuarios no les gusta dar sus datos una y otra vez para acceder a los servicios de una web

Read more

Retrospectiva

Hace un año cambié de trabajo. Buscaba fundamentalmente dos cosas esenciales para mí:

  • Un buen proyecto con vida
  • Un buen ambiente de trabajo

Un buen proyecto

En mis anteriores años como diseñadora he pasado demasiado tiempo creando ‘conceptos’ que nunca terminaban viendo la luz. No se vendían, se cancelaban a mitad de desarrollo, nacían muertos, no terminaban, no se implantaban de forma adecuada… A pesar del rodaje y de lo mucho, muchísimo, que se aprende en esas circunstancias necesitaba recuperar el contacto con el mundo real, ése en el que tu trabajo impacta en la vida de un producto digital, en el que tus errores y tus éxitos tienen consecuencias y en el que se puede ver el valor de cada decisión.

Empezar a trabajar en un servicio online me ha dado la posibilidad de:

  • Tomar mejores decisiones en base a datos de analítica web
  • Experimentar con métricas de UX para medir la adopción de nuevos diseños
  • Asumir las consecuencias de una mala decisión y rectificar
  • Establecer un modelo de trabajo y un proceso de diseño que se ajuste mejor a un entorno de despliegue contínuo
  • Integrarme en un equipo de desarrollo bien engranado con la menor fricción posible
  • Disfrutar del resultado en equipo y del impacto que tiene el diseño y el desarrollo en el propio negocio
  • Hacer más ingeniería del software de la que me imaginaba

Evidentemente hay cosas que no he podido conseguir aún y que me gustaría conseguir este año:

  • Mejorar la consistencia total de la interfaz de usuario y las comunicaciones con los clientes
  • Eliminar todos los elementos excesivos del diseño
  • Homogeneizar la navegación y los patrones de interacción
  • Aumentar el nivel de detalle y excelencia visual
  • Aumentar la satisfacción de los usuarios en su experiencia global con los productos y servicios digitales
  • Crear una plataforma totalmente flexible para que se adapte mejor al flujo de trabajo de cada usuario

Un buen ambiente

El segundo aspecto era igualmente importante ya que en la anterior empresa en la que estuve, pasada la euforia startupera y la motivación por la belleza de un producto tecnológico intelectualmente desafiante, la oficina se convirtió para mí en un lugar anodino, aburrido y tóxico. No puedo culpar ni exculparme. Los egos chocaban, no se tomaban (buenas) decisiones y no se veían los frutos por ningún sitio. Cuando esas circunstancias se dan lo mejor que se puede hacer es usar la poca energía que queda y marcharse con la lección aprendida, en lugar de resistir hasta el agotamiento (si las circunstancias personales te lo permiten claro).

Pero he tenido mucha suerte y quiero pensar que he trabajado para progresar. Cambiar de empresa, de cultura y de oficina es una apuesta muy fuerte que se hace con muy poca información (a penas alguna recomendación de trabajadores que conozcas y lo que captes durante el proceso de selección). Aunque en realidad el aspecto más desafiante es mantener y contribuir al ‘buen ambiente’ ante cualquier circunstancia.

 

Hace un año me propuse hacer retrospectiva como forma de disfrutar de los éxitos profesionales conseguidos y entender bien qué cosas me estoy dejando a medio camino o en tierra de nadie. Hoy ha pasado un año desde que dije adiós a la firma ITRS, y decidí apostar por la fintech Ebury. No puedo estar más satisfecha de este año e ilusionada por lo que queda por delante, espero que sigan confiando en mí porque aún no he terminado con este proyecto 🙂