Carmel Hassan Tecnología, Diseño y Sociedad

La química de la experiencia (de usuario)

Desde el deseo o intención de uso, las expectativas, la presentación de la interfaz, pasando por la interacción de la persona con el producto, el aprovechamiento de su función y la fidelidad a lo largo del tiempo se construye un marco que podríamos denominar experiencia de usuario.

Esta relación de las personas con la tecnología pasa por establecer un lenguaje común (design system) y ciertas normas de comportamiento (interaction patterns) como mínimo. Pero ¿cuál sería la máxima aspiración que podríamos querer tener respecto a la experiencia?

Por muy Punset o muy Sinek que suene, si el objetivo del diseño para un producto es facilitar una experiencia positiva, de bienestar y felicidad ¿por qué no recordar cómo nos pueden ayudar los químicos del cuerpo a conseguirla? Las redes sociales son un gran ejemplo de cómo diseñar para aumentar los niveles de estos químicos de la felicidad.

“Hay que mirar a los otros no para fustrarse sino para cooperar” – Eduard Punset

La otredad de la tecnología

Oxitocina

Empiezo por la que seguramente es la más subestimada de todos los químicos pero el más importante: “la hormona de los vínculos emocionales” imprescindible para la supervivencia de la especie. Esta hormona dirige al resto y la solución para aumentarla es fácil: abrazar más, regalar, confiar en la gente. Es una hormona que muestra sus resultados a largo plazo, con el tiempo y el esfuerzo.

Soluciones de diseño:

Endorfinas

Las endorfinas son el más simple de todos los químicos y se considera un anestésico natural, su función es aliviar el dolor. Si queremos empezar un hábito las endorfinas nos ayudarán a eliminar el sufrimiento asociado por el esfuerzo que requiere alcanzarlo. Las endorfinas se sienten como una pequeña euforia que calma el dolor. El deporte, bailar, cantar o el trabajo en equipo aumentan el nivel de endorfinas en el cuerpo.

Soluciones de diseño:

  • Hacer una pequeña tarea de forma fácil (tu primer tuit, tu primera foto)
  • Los tours de inicio
  • Recibir un ‘me gusta’

Serotonina

La serotonina la notamos cuando nos sentimos importantes, también tiene su efecto a medio y largo plazo ya que nuevamente depende de nuestras relaciones sociales. Cuanto más respeto y reconocimiento se tiene de nosotros, mayores son los niveles de serotonina. Sentirnos orgullosos de nosotros mismos o recordar momentos felices son formas de incrementar la serotonina.

Soluciones de diseño:

  • Reputación en perfiles sociales a través de métricas (número de seguidores, de likes, etc.)
  • Recordatorios de aniversarios
  • Los tours de inicio

Dopamina

He dejado la dopamina para el final ya que se parece mucho a la serotonina pero a corto plazo. La dopamina es la responsable de la motivación. Cuando comenzamos un nuevo hábito, el mero hecho de comenzar a trabajar por un objetivo hace que se disparen los niveles de dopamina. La dopamina provoca un placer instantáneo, como comer, o incluso ver la comida ya es un disparador de este químico.

Soluciones de diseño:

Desafiar al usuario

La dopamina, enforfinas, serotonina y oxitocina son claves para sentirse bien. Cuando nuestro cerebro emite estos químicos para cumplir con su función podríamos decir que nos sentimos felices.

Cuando un producto digital plantea propósitos a sus usuarios, objetivos alcanzables, o retos interesantes, por ejemplo, lo que asegura es un entorno perfecto para provocarlos de la misma forma que provocar estos químicos nos ayudará a alcanzar esos mismos objetivos.

Un ejemplo:

Facebook te ayuda a comunicarte y compartir con las personas que forman parte de tu vida.

Facebook, al igual que muchas otras redes sociales nos desafían, nos alientan a alcanzar un objetivo que parece necesario y vital. Como red social que es, la interacción y cooperación con tus ‘contactos’ es esencial.

Sin embargo es curioso que cuando nos proponemos una meta a nivel personal muchas veces no contamos con la gente que nos rodea, creemos que es algo que debemos alcanzar solos (sólo tenéis que sondear esos propósitos de año nuevo entre vuestros amigos).

Ésto es algo que las redes sociales hacen muy bien, primero porque ponen a nuestros contactos como medio para que ‘comunicarte y compartir’ sea algo significativo. Y segundo porque como hemos visto, ésta es la base fundamental para aumentar los niveles de oxitocina: ser fieles y sentir que mantenemos las relaciones a lo largo del tiempo.

Cada pequeño paso que hacemos (publicar contenido) para cumplir el propósito (comunicarnos) nos provocará un ‘chute’ de placer instantáneo en forma de endorfinas. El esfuerzo que cuesta alcanzar el objetivo se convertirá en placer inmediato, por ello no debemos preocuparnos por si seremos capaces, ya que la satisfacción estará ligada al trabajo que invertiremos.

Por otra parte, es natural compartir cada logro una y cien veces, ésto ayudará a aumentar la serotonina y reducirá, por otra parte, el riesgo de depresión.

Finalmente, las pequeñas metas (una reacción, un comentario) provocará a que la dopamina fluya y nos ayudará a mantenernos motivados.

La ausencia del miedo

Los comportamientos que provocan las redes sociales son habitualmente del tipo proactivo, aunque como en el caso de los propósitos personales, no todos consisten en comenzar a hacer algo nuevo, sino en dejar de hacer algo que no nos conviene.

Esto tiene que ver con evitar el aumento de otro químico igualmente importante: el cortisol. Este químico que se libera en situaciones de estrés e inhibe la oxitocina, surge en situaciones de miedo o ansiedad extrema.

Tener en cuenta estas situaciones es esencial para el éxito del producto. Aspectos como la privacidad, la seguridad en términos informáticos, físicos y morales, o la autenticidad de los individuos (de los usuarios) hace que se reduzcan posibles situaciones de miedo que provoquen altos niveles de cortisol.

No debemos olvidar que algunas redes sociales también matizan o deciden los contenidos que nosotros (los usuarios) vemos con más frecuencia y más prioridad, e incluso el contexto en el que aparecen (porque es popular o lo más comentado). Este ajuste de contenidos intencionado o no también podría afectar a los niveles de cortisol.

 

 

Nota sobre este artículo

Sobra decir que yo no soy experta en química ni biología, pero todas estas cosas me resultan muy interesantes, leo sobre ellas, comparo y escribo en voz alta. Por otra parte, la relación de estos químicos con la experiencia de usuario es algo de lo que ya se ha hablado en la industria. Si te ha gustado esta entrada y tienes más enlaces interesantes me encantaría que los compartieras 🙂

 

I’m UX/Product Designer at Ebury. I have a chaotic side project called Cinefilica and founded the most interesting tech community in Málaga: Yes We Tech. I enjoy writing random thoughts on UX, Design, Technology and Society.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carmel Hassan Tecnología, Diseño y Sociedad

About

I'm UX/Product Designer at Ebury. I have a chaotic side project called Cinefilica and founded the most interesting tech community in Málaga: Yes We Tech. I enjoy writing random thoughts on UX, Design, Technology and Society.

Categorías

¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas historias.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Meta