Carmel Hassan Tecnología, Diseño y Sociedad

Programar es difícil, pero no imposible

P

¿Que aún no sabes programar? ¿Cómo es posible? Todos deberíamos programar. Los diseñadores, a programar porque si no no hablaréis el mismo idioma que los desarrolladores. Las mujeres, venga ya chicas si es muy fácil y sabemos que sólo os gustan las cosas si son fáciles. Los niños de cuatro años, pero ¿a qué estáis esperando? ¿no os gustaría ser CEOs de una empresa a los once? Desde luego si no sabes programar es porque no quieres, todo el mundo lo hace… ¡es muy fácil! MENTIRA.

Ya está bien de endulzar una práctica como la programación para que se subestime y de esta forma resulte más popular. Ya está bien de construir falacias acerca de la tecnología. Programar es difícil. Programar requiere de entender bien el problema que se quiere resolver, de ser capaz de diseñar y expresar la solución en un lenguaje de programación (ahí los hay más sencillos o más complejos) y de ser capaz de validarlo a prueba de fallos.

¿Qué es programar?

Hace poco me preguntaron cómo explicaría a una persona que no sabe nada de programación qué es programar. Mi respuesta fue más o menos esta:

Programar es la forma que tenemos de decirle a una máquina (generalmente un ordenador) lo que debe hacer y cómo debe hacerlo, a este conjunto de instrucciones lo llamamos programa. Es lo que hace posible que tengamos aplicaciones en el móvil, que tengamos Facebook, o que tengamos coches autoconducidos. El lenguaje de programación más básico es el binario, unos y ceros (pasa o no pasa corriente por un circuito), pero esto es muy difícil de manejar por humanos. Por esto se crearon lenguajes de programación de alto nivel, más cercanos al lenguaje natural, de forma que las instrucciones que escribimos se traducen automáticamente al binario y con la ventaja de que aprenderlo sea tan fácil como aprender un idioma. Como con los idiomas existen muchos lenguajes de programación, algunos de ellos están especializados en tecnologías diferentes, por ejemplo, para web, videojuegos, procesamiento de datos, etc. Pero la gran mayoría tienen muchas características en común.

Para programar se requiere desarrollar un pensamiento abstracto a diferentes niveles, a veces necesitarás conocimiento matemático, otras veces del lenguaje natural, otras veces de las arquitecturas sobre las que programas, otras sobre las personas que lo utilizarán… y otras veces todo a la vez.

Sin embargo,  no es imposible aprender a programar y depende mucho del lenguaje y entorno de desarrollo que lo hagas. Requiere práctica y tiempo para asimilar ciertas ideas, como todo. Hay ciertos lenguajes que son más agradecidos al principio, al igual que tocar el piano no requiere de técnica para ‘escuchar’ los primeros sonidos, hay lenguajes de programación que permiten ‘ver’ rápidamente los resultados como pudiera ser Javascript. No podemos olvidar que tanto el piano como la guitarra requiren años de maestría para poder crear buenas melodías y donde el estilo musical es importante.

¿Debería aprender a programar?

Depende. Si alguna vez te has preguntado esto imagino que es porque en algún momento te has planteado acercarte a alguna disciplina relacionada con la tecnología directa o indirectamente, o simplemente porque tienes un smartphone, una consola, una tablet y sientes curiosidad por saber qué pasa ahí dentro.

Saber programar tiene claros beneficios psicológicos, te prepara mejor para el mundo laboral del futuro y te ayudará a desarrollar tus propias ideas.

No necesitas estudiar una Ingenería para aprender a programar, las Ingenerías persiguen dotar de unos conocimientos más amplios sobre tecnología a quienes las cursan y programar es tan sólo la herramienta fundamental que hace tangible su trabajo.

Los lenguajes de programación pueden ser expresados tanto por ingenieros/as, como por artistas, científicos/as, estudiantes, administrativos/as, filósofos/as y cualquier otra persona que tenga un ordenador propio y tiempo para dedicarle.

Aprender programación es una de esas cosas que cada vez más están al alcance de cualquiera, existen cientos de recursos online, nunca antes la experiencia del aprendizaje había sido tan accesible y si de algo versa la web es de contenidos relacionados con la programación.

La oportunidad para adquirir este conocimiento es clara, las posibilidades de lo que se puede hacer son infinitas y la necesidad de diversificar las aplicaciones, los enfoques y las personas que la usan como herramienta creativa o de trabajo es cada vez más acuciante. No puedo más que animarte a intentarlo, a probarlo durante un tiempo. Empieza por resolver un problema que tengas tú, diviértete y coge soltura. Y sobre todo comparte.

No es fácil, pero sí posible.

I'm UX/Product Designer at Ebury. I have a caotic side project called Cinefilica and founded the most interesting tech community in Málaga Yes We Tech.

Comentar

Carmel Hassan Tecnología, Diseño y Sociedad

Entradas recientes

Comentarios recientes

¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas historias.

Categorías

Meta